¿Cómo planear un proceso de subrogación?

Cuando se quiere tener un bebé y las alternativas más comunes se cierran, podemos caer en la desesperación. Y cualquier decisión que se tome en este estado, sea cual sea el tema, tiene más probabilidades de salir mal.

Por esta razón, una de las ideas que llega con más frecuencia a los quienes desean ser padres es: “puedo optar por subrogación, no puede ser tan difícil”. Con tanta información que hay en internet sobre el tema, podría parecer un proceso fácil. Sin embargo, es todo lo contrario.

La subrogación implica muchos aspectos, desde el médico hasta el legal y psicológico, entre otros más. Arreglar cada uno de ellos no es nada sencillo. Por eso es que hay agencias dedicadas exclusivamente a la subrogación, las cuales cuentan con un equipo de expertos.

Aspectos clave del proceso de subrogación

Llevar a cabo el proceso de subrogación de manera particular es como querer operarse a sí mismo después de leer un libro de medicina. La subrogación involucra más aspectos de los que podrías creer. Entre ellos, los siguientes.

Elección de la gestante

No solo se trata de encontrar a una mujer dispuesta a hacerlo. Por tu bienestar y el de tu futuro bebé, debes conocerla y saber que se trata de una buena candidata. Es decir, que cumpla, entre otras, estas características:

  • Que esté plenamente sana.
  • Que no tenga enfermedades preexistentes o crónicas que compliquen o afecten el desarrollo del embarazo.
  • Que sea una persona psicológicamente apta para hacerlo, ya que tras el embarazo, una mujer puede querer quedarse con el bebé.
  • Que sea confiable y honesta pues algunas mujeres pueden aprovecharse del deseo de los padres intencionados para estafarlos o sacarles más dinero.

Elección de clínica de fertilidad

Elegir la clínica de fertilidad por cuenta propia es mucho más complicado que a través de una agencia especializada. ¿Por qué? Porque existen infinidad de opciones. Sin embargo, no todas cuentan con reconocimiento oficial o la capacidad y experiencia que prometen.

Además, contratar directamente a una clínica de fertilidad para la inseminación y monitoreo del embarazo puede salir más caro que un servicio integral de subrogación. Considera que, además del costo de las consultas, puede haber incidentes que requieran gastos extra como medicinas, tratamientos extra o cuidados especiales.

Trámites legales

La mayoría de los países en el mundo no consideran a la subrogación algo legal. ¿Sabes cuál es el proceso de registro de un bebé subrogado en tu país? ¿Sabes si es legal? Por eso, es necesario contar con un abogado especializado en el tema. Asimismo, si fueras a planear la subrogación por tu cuenta, deberías establecer los siguientes temas. Esto puede dar paso a peleas y malentendidos a través del proceso, al tratarse de dinero y obligaciones.

  • ¿Cuánto pagarle a la gestante y a partir de cuándo?
  • ¿Cuáles son las obligaciones y derechos de ambas partes?
  • ¿Puede una de las dos partes arrepentirse a mitad del proceso?

Manejo de imprevistos

¿Cómo harías para atajar los imprevistos que puede traer el embarazo? Por ejemplo, un incremento de costos por complicaciones durante el embarazo o parto. ¿Qué harías si la madre gestante incumple el contrato de alguna manera? ¿Cómo harías para manejar nuevas legislaciones en tu país mientras ya se está llevando a cabo la subrogación?

Estos son algunos de los imprevistos que podrían suceder y que tendrías que enfrentar al no contar con el apoyo profesional e integral de una agencia de subrogación.

Como puedes ver, no es nada fácil llevar a cabo un proceso de subrogación sin el apoyo correcto. No te estamos diciendo que es imposible y que la única manera de hacerlo es a través de una agencia. Sin embargo, sí es más sencillo al contar con el respaldo de profesionales y de un servicio que se encargue de todos los inconvenientes.

Si deseas asesoría o quieres saber más sobre subrogación, Tammuz está contigo. Contáctanos.