7 consejos para papás de un recién nacido

Tener un bebé es toda una experiencia. En algunos casos puede llegar de sorpresa, pero cuanto más se planea más se anhela su llegada. Y estamos tan concentrados en la planeación y preparación, que cuando llega el momento de traerlo a casa, no sabemos qué hacer. Ya tengo a mi recién nacido en mis brazos, ¿y ahora qué sigue?

Por eso, creemos que decirte los aspectos básicos sobre lo que debes hacer una vez que llegas a casa, no está de más. Sigue estos consejos y todo será un poco más fácil.

Tips esenciales para los papás de un recién nacido

Confía en tu instinto

Seguramente habrás escuchado cientos de consejos de tías, amigas y abuelas. Sigue los que te parezcan mejores y los demás ignóralos. Es tu bebé y no deberías complacer a nadie más. La naturaleza es sabia, así que confía en tu instinto para cuidar a tu bebé.

Sobre el cordón umbilical

Después del nacimiento, ver el resto del cordón umbilical puede ser algo que sorprenda a los papás primerizos. Solo hay que mantenerlo limpio y seco, y solito se caerá en un par de días. En caso de presentar enrojecimiento o dolor, acude con el pediatra.

Dale de comer cuando lo pida

Si tu bebé llora y está limpio, a una temperatura adecuada, y lo traes en brazos, muy probablemente tenga hambre. Los primeros días hay que darle de comer “a demanda”. Esto es, cuando lo pida. Después hay que establecerle horarios.

Cambia su pañal cuando sea necesario

Una de las mayores preocupaciones de los papás y mamás primerizas es cuándo deberían cambiar el pañal. Vigílalo para cuando haga pipí, pero muchas veces te darás cuenta por el olor cuando haga popó. Límpialo perfectamente con toallitas húmedas, sobre todo en los pliegues de su piel. Y si notas irritación, es completamente normal. Solo aplica cremas antirozaduras.

Conoce el color de su popó

Muchos papás y mamás corren al médico al ver la primer popó de su recién nacido. Los primeros días de nacido por lo regular es negra o verde oscura. Esto se debe a que su pancita está desechando aún líquido amniótico y mucosidades que acumuló durante su gestación. Pide a tu pediatra que te informe al respecto para que no sufras un susto.

Vístelo con ropa suave

Después de estar en el vientre, donde todo es perfecto, hay ropa que puede resultar áspera para la piel delicada de tu bebé. Procura vestirlo con ropita de algodón y mantenla seca y limpia. Lávala con jabón neutro y evita suavizantes, pues puede irritar su piel. Y no dudes al vestirlo. Los bebés son delicados, pero no de porcelana. Vístelo con firmeza; no lo lastimarás al mover sus brazos y piernas de forma adecuada.

Cuando duerma, no silencies todo

Esto puede ser una situación estresante para los papás con recién nacido. En primer lugar, es casi imposible no hacer ruido cuando un bebé duerme, ya que hay factores que quedan fuera de nuestras manos. Además, el bebé debe acostumbrarse a los ruidos ambientales. Así podrá aprender a conciliar el sueño sin importar el ruido que haya.

Por supuesto que estos 7 consejos no serán suficientes para la llegada de tu bebé. Si tienes dudas, es mejor consultar al pediatra. Y si deseas hacer realidad tu deseo de tener a tu propio bebé, recuerda que la subrogación es una buena solución tanto para parejas, solteros o parejas homosexuales. Consulta nuestra sección de preguntas frecuentes para conocer más sobre subrogación.